English
Autor : Beatriz Ferrín - Fecha : 2 noviembre 2017

¿Es la comunicación el intangible más importante de la empresa?

Nosotros estamos convencidos de que es así, claro que nos dedicamos profesionalmente al asunto y lo mismo crees que estamos barriendo para casa. Vamos a intentar explicarlo tal y como lo vemos, y luego nos cuentas si llegas a las mismas conclusiones.

Seguro que estamos todos de acuerdo en que los tiempos han cambiado mucho.  En la actual batalla competitiva ya no basta con hacer un buen producto ni ofrecer un servicio excelente. Las compañías tienen que distinguirse de su competencia aportando un valor diferenciador. Y ahí entran los intangibles, los atributos asociados a mi marca. ¿Hay alguien que crea que el éxito de Starbucks, por ejemplo, se explica únicamente por la calidad del producto que ofrecen?

Aceptamos también el principio de que en una empresa todo comunica porque la no comunicación es imposible. Comunicamos en nuestras relaciones con clientes, con proveedores, con empleados, con accionistas e inversores, con medios de comunicación…de forma que todos ellos tienen una percepción sobre nuestra realidad. Percepciones que determinan nuestra imagen y, en último término, nuestra reputación corporativa.

Las empresas hablan a través de sus actos y de las relaciones que establecen con sus diferentes públicos de interés. El papel de portavoz lo tiene habitualmente un número limitado de directivos, pero la Comunicación de la empresa no está limitada a esos portavoces, transciende, va más allá.

 

Somos lo que comunicamos y comunicamos lo que somos. Si proclamamos, por ejemplo, que la diversidad es uno de nuestros principios, uno de nuestros atributos, pero nuestras acciones con empleados, clientes o proveedores contradicen esa declaración, no solo no se nos percibirá como una empresa que no valora la diversidad, sino que pensarán de nosotros que somos incoherentes, incluso mentirosos, por tanto, poco fiables. Y ¿merecen las personas/empresas poco fiables nuestra confianza? ¿Dónde quedaría nuestra credibilidad? Y lo que es más importante ¿Es posible tener un proyecto de futuro sin la confianza de nuestros públicos de interés? ¿Triunfan a largo plazo las empresas sin credibilidad?

Confianza, credibilidad, coherencia… de nuevo intangibles. Intangibles que hemos de gestionar con otro intangible, la Comunicación, así, en mayúsculas. ¿Qué tal vamos? ¿Tenemos unanimidad para declarar la Comunicación el principal intangible de la empresa? Seguro que sí.

Al que le queden dudas puede continuar avanzando por este camino. Todos los días vemos ejemplos de cómo el éxito de las relaciones con los clientes, con los proveedores, con el equipo, se basa en gran medida en la atracción emocional (sé lo que esperas que te dé porque me he puesto en tu lugar). Daniel Goleman, el padre de la inteligencia emocional, lo tiene claro, para él el ingrediente fundamental de la competitividad es precisamente la inteligencia emocional. Y las emociones ya han empezado a ser objetivo de las estrategias empresariales. Emociones asociadas a las marcas de éxito, comunicar con emoción… Por ahí sigue la cosa, pero eso mejor lo dejamos para otra entrada que luego me regañan por enrollarme demasiado. Hoy, para tirar del hilo y hacer trabajar a nuestras neuronas, la comunicación es un intangible que gestiona el resto de intangibles de nuestra empresa. Intangibles esenciales para dotar de valor diferenciador a la marca e incrementar nuestra competitividad.

Compartir En Facebook
Compartir En Twitter
Compartir En LinkedIn

Categoría: Comunicación

Etiquetas: ,

Deja tu comentario