English
Autor : Juana Jiménez - Fecha : 20 febrero 2019

Tres ejemplos de comunicación persuasiva

Tradicionalmente la comunicación persuasiva se ha relacionado con la publicidad ya que es más fácil vender desde la emoción que desde la razón. Sin embargo, la comunicación, en su sentido más amplio, ya no puede ser ajena a la forma de contar las cosas con sentimiento. Para atraer la atención de tu audiencia, para que cale tu mensaje, para distinguirte del resto, para provocar el recuerdo o para convencer, cuenta tu historia y que sea personal. Aquí tienes 3 ejemplos para inspirarte.

1.- “La publicidad se basa en una cosa, la felicidad. Y, ¿sabes lo que es la felicidad? La felicidad es el olor de un coche nuevo”. Don Draper, Mad Men.

El protagonista de la serie de culto del mundo de la publicidad, Don Draper, es el autor de algunas de las frases más gloriosas y analizadas de este gremio. Y es que el responsable de sentencias como “lo que tu llamas amor es algo inventado por tipos como yo para vender medias” ya tenía muy claro en la década de los 60 del siglo pasado que había que ponerle emoción al asunto para vender cualquier producto de consumo, por muy básico que fuera.

Fue en aquellos años en Estados Unidos donde empezaron a utilizar el binomio publicidad/emoción. Más tarde, todas las agencias se sumarían a esa propuesta y, hoy todo el mundo, ya sea un creativo que quiere vender un producto, un político que pretende resultar cercano o un orador cuyo objetivo es conquistar a su audiencia, es consciente de que debe recurrir a la emoción y la empatía para conseguirlo.

2.- “Solo se me ocurren tres palabras: inclusión, diversidad y visibilidad”. Jesus Vidal, premio Goya al actor revelación (edición 2019).

El discurso del actor de la premiada película Campeones ha sido comentado, compartido en redes sociales y diseccionado hasta la saciedad. Este es el ejemplo más claro de que algo conciso te puede llegar directo al corazón. El uso de sinónimos -aunque en este caso no lo son realmente pero pueden encajar como tal- es un recurso muy utilizado para enriquecer un discurso o presentación y resultar más persuasivo y Jesus Vidal lo bordó en la noche de los Goya.

3.- “Tocar las raíces para soñar, viajar, descubrir, sentir un territorio y volar para llegar al mismo punto de partida. Azurmendi es mi casa”. Esta es la carta de presentación de Eneko Atxa, cocinero con 3 estrellas Michelin, en la web de su restaurante.

Las palabras y verbos sensitivos son enormemente persuasivos e impactantes. Si a esto le sumas verbos de acción, la combinación es perfecta. Eneko Atxa lo sabe y ahora todos queremos conocer su restaurante.

En definitiva, las palabras con carga emocional nos activan, la actitud positiva genera empatía y la llamada a la acción nos remueve por dentro. Así que no lo olvides, comunicar con emoción ya no es una opción, es la opción.

Compartir En Facebook
Compartir En Twitter
Compartir En LinkedIn

Categoría: Comunicación

Etiquetas: ,

Deja tu comentario