English
Autor : Victoria de la Calle - Fecha : 8 Marzo 2017

Luces, cámara y acción… o cómo comunicar en 2017

No hay duda, hoy el tiempo vuela- ¡y más rápido que nunca!-. Estamos en la era de la inmediatez donde la sociedad demanda servicios a las empresas “aquí y ahora”. Por ello, a la hora de comunicar y de relacionarnos con nuestros usuarios es imprescindible ofrecer atención 24 horas al día, los 7 días de la semana.

Además de respuestas rápidas, nuestros clientes demandan transparencia y responsabilidad no solo a la hora de prestar el servicio solicitado, sino también con la comunidad y los empleados. En otras palabras: quieren ver quién está detrás de un logotipo. Las redes sociales se han convertido en las reinas del entorno digital, varios estudios le otorgan un índice de confianza por encima de los medios de comunicación (papel y online). Estas plataformas nos permiten dar a conocer nuestra cultura empresarial y favorecen el entendimiento con la sociedad. Facebook, Twitter o Instagram- están a la orden del día, pero si lo que quieres es sorprender, lo último son las conexiones en directo o streaming.

digital composite of business graphics with office background

¿Las ventajas del streaming? Son numerosas, aunque hace unos meses que las aplicaciones de retransmisión en directo están disponibles en España, es ahora cuando las empresas comienza a atreverse, por tanto, es algo novedoso, que llamará la atención y que asociará la empresa a la innovación. Por otro lado, las publicaciones en directo se posicionan mejor de manera que son más accesibles para los usuarios, y además el directo implica improvisación y por tanto, más transparencia para el usuario, que también puede plantear preguntas durante la retransmisión e interactuar.

Sin embargo, para evitar pasar a formar parte de alguno de los temidos rankings de errores en social media como este, es necesario que las publicaciones que se hacen en redes sociales se enmarquen dentro de una estrategia de comunicación. Escuchar al consumidor, estar preparado, ser prudente, rápido y aportar valor son en esencia las claves para no hundir nuestra reputación online, porque aunque el contenido desaparece cuando dejas de emitir, cualquier fallo online puede multiplicarse en cuestión de segundos.

 

Compartir En Facebook
Compartir En Twitter
Compartir En LinkedIn

Deja tu comentario