English
Autor : Juana Jiménez - Fecha : 14 junio 2017

5 claves para abordar una entrevista con un medio

El debate sobre si debemos o no sentarnos con un periodista para explicarle nuestro plan estratégico, el contexto del mercado o la evolución de nuestra empresa está ya superado. Hasta los directivos más reacios a relacionarse con los medios de comunicación son conscientes de los beneficios que aporta explicar con detalle y en un cara a cara el punto de vista de una empresa a través de su CEO. Así que hoy vamos a repasar algunas claves para sacarle el máximo partido a cada uno de estos encuentros.

En primer lugar, como decimos siempre en nuestras sesiones de formación de portavoces a directivos y en los talleres de comunicación para no comunicadores, el problema nunca está en las preguntas, sino en las respuestas. Si lo analizamos desde el punto de vista positivo esto significa que cada pregunta representa una magnífica oportunidad para colocar nuestros mensajes, explicar nuestro posicionamiento, contar nuestra historia, diferenciarnos de la competencia o aclarar conceptos. Pero, visto desde el prisma contrario, una respuesta, y con frecuencia así ocurre, puede provocarnos una crisis porque hemos dicho lo que no debíamos, hemos sido confusos o nos hemos expresado mal, generando el efecto contrario al deseado.

En una cita con un periodista, aunque sea especializado, olvídate de los tecnicismos y “ponte en sus zapatos” cuando vayas a explicar algo complejo. Si tú dices algo y tu interlocutor no se entera, la culpa es tuya.  Esta idea se refuerza con otro principio de comunicación básico que reza: lo importante no es lo que tú dices sino lo que tu interlocutor entiende.

Recuerda que  una entrevista es una puerta abierta para darte a conocer y si  no dices lo que eres o lo que haces, estás brindando a otros la oportunidad de contar lo que no eres o lo que no haces. Aprovecha cada ocasión que te ofrece un medio o que te plantea tu jefe de prensa o tu consultora de comunicación tras arduas gestiones para “hablar de tu libro”. Eso sí, nunca pierdas la perspectiva de que estás ahí para hablar de tu empresa y el periodista para contar una noticia. Si no tienes nada interesante que aportar, si no vas a ser capaz de ofrecer un titular, mejor olvídate y no pierdas el tiempo ni se lo hagas perder a nadie.

El valor añadido de una entrevista con un directivo de una empresa o institución frente a otras herramientas de comunicación reside, además de en la posibilidad de ampliar y detallar la información hasta el punto que queramos, en el componente personal. Porque con frecuencia al final de la entrevista, cuando ambas partes “han hecho ya los deberes” se da pie al relajo, la informalidad y hasta los temas personales. Hay entrevistados divertidos, elocuentes, transparentes,… Pero ojo, entrevistado, recuerda que cada vez que te sientas delante de un medio de comunicación eres tú, pero sobre todo eres lo que representas: tu empresa.  Así que reserva los chistes para reuniones con amigos, olvídate de opiniones personales que pueden meter en un lío de imagen a tu compañía y céntrate en estar alineado con la misión, visión y valores de tu empresa.

Para terminar, no olvides que antes de sentarte con un periodista debes prepararlo y prepararte. Define tus mensajes clave, interésate por las necesidades del periodista o el medio (especialmente si la cita ha sido a petición suya), ten presente las diferencias entre estar ante un medio escrito o audiovisual y recopila toda la información necesaria. Recuerda, las mejores improvisaciones son las que nunca se improvisan.

 

Compartir En Facebook
Compartir En Twitter
Compartir En LinkedIn

Categoría: Periodismo

Etiquetas: ,

Deja tu comentario