English
Autor : Silvia Resola - Fecha : 2 marzo 2016

La responsabilidad social corporativa es una herramienta de motivación para captar talento

Como ya hemos comentado en ocasiones anteriores, los empleados contentos y motivados son los que realmente aportan valor y marcan la diferencia dentro la empresa. Y son, además, los protagonistas fundamentales en una estrategia efectiva de responsabilidad social corporativa.

Si una compañía defiende una causa social y cuenta con sus empleados para llevar a cabo sus iniciativas, estará creando un fuerte vínculo entre ambos. El lugar de trabajo no será solamente ese espacio en el que estar ocho horas diarias, sino que pasará a ser un entorno motivador, positivo e inspirador que traspasará el ámbito laboral para entrar de lleno en el personal. El empleado, además, no se verá como una pieza más de la maquinaria, sino que se sentirá parte de un equipo y dará lo mejor de sí mismo, reforzando su compromiso con esa empresa con la que comparte valores.

En una entrevista publicada en la revista digital Motivación y Más el experto Juan José Barrera, ex director de Trabajo Autónomo, Economía Social y RSE en el Ministerio de Trabajo de 2004 a 2011, destaca que lo más importante es hacer sentir a los trabajadores que forman parte del proyecto empresarial. La retribución ya no es la principal herramienta de motivación para retener talento, por lo que la clave es crear un sentimiento de pertenencia y una implicación entre la empresa y el empleado.

La comunicación interna juega aquí un rol fundamental, convirtiéndose en una aliada estratégica para construir una reputación corporativa sólida. Para ello es imprescindible que exista un canal bidireccional en el que la alta dirección transmita los valores y las buenas prácticas de la empresa para formar un equipo verdaderamente unido. Sin embargo, si ese canal es nulo o apenas se utiliza, creará el efecto contrario: un entorno de incertidumbre, sin rastro de transparencia y una sensación de completo desinterés y desamparo entre los trabajadores.

En definitiva, una empresa implicada en iniciativas sociales y medioambientales, que sepa transmitir ese compromiso a sus trabajadores, que sienten de este modo que la organización les considera parte de su compromiso, que son “socios” y no meros recursos, no solo conseguirá mejorar su reputación e imagen corporativa. Conseguirá, además, retener el talento de aquellos empleados que se sienten orgullosos de formar parte de ella.

Compartir En Facebook
Compartir En Twitter
Compartir En LinkedIn

Deja tu comentario