English
Autor : Marina Zamarreño - Fecha : 13 febrero 2019

Siete libros sobre lengua para todos

¿Treinta libros? ¡Ni de broma! Esa es la máxima de Marie Kondo, la estrella nipona que quiere organizarnos la casa a todos. Y se queda tan pancha. Pero claro, con esa carita angelical y esa sonrisa, quién le discute nada. Pues yo me rebelo. Las pasadas Navidades me regalaron y me regalé a mí misma libros y más libros. A diestra y a siniestra, que han pasado a engrosar mi biblioteca que, por supuesto, está formada por más de treinta. Que la zurzan.

Y no solo novelas. Los libros que más atesoro son pequeñas joyas para nutrir esa hambre por las curiosidades de la lengua que intento saciar en artículos como este. ¿Quieres que te dé algunas recomendaciones? Pues anota, que aquí van siete libros, siete, para hacerle la guerra al minimalismo japonés. Y si te has dejado seducir por la secta de las camisetas enrolladas y los cajones divididos con cajitas, no te preocupes que todos tienen su versión en “ebook”.

 

Palabras mayores, 199 recetas infalibles para expresarse bien. Efectivamente, es un libro que aspira a dar pautas para que consigamos expresarnos mejor en español, pero también es muy divertido. Utiliza un lenguaje muy cercano y didáctico y cuando te das cuenta ya estás en la última página. Está lleno de ilustraciones, de bromas, de historietas. Ideal para esa madre “cansina” que sigue insistiendo en que las mayúsculas no se tildan.

 

Anatomía de la lengua. ¿Sigues los artículos de Elena Álvarez Mellado en eldiario.es? Pues deberías. Tiene una manera de acercar las cuestiones de la lengua al público lego que ya quisieran muchos profesores de instituto. Y no solo habla de español, sino de curiosidades de todas las lenguas. El mejor regalo que le puedes hacer a tu sobrina que acaba de aprobar el MIR y está de residente durmiendo poco y aprendiendo mucho.

 

Lo que el español esconde y Ortografia para todos. Aquí te hago un dos por uno, porque el autor es el mismo y no me puedo dejar fuera a ninguno de sus “hijos”. Juan Romeu te sonará de @sinfaltas, una cuenta que he recomendado más de una vez. Si te gustan su estilo cercano y su originalidad a la hora de abordar cuestiones lingüísticas muy específicas, vas a disfrutar con estos dos libros como un enano. Regálaselos a tu hijo, para que entienda por qué la lengua española es como es y para ayudarle a fijar por fin las normas ortográficas.

 

Hinchas del idioma. Este libro es muy original y le tengo unas ganas locas, pero todavía no he podido leerlo. Trata el fenómeno del fútbol y del periodismo deportivo como generadores de léxico y expresiones en español. En palabras del autor, Jesús Castañón, el fútbol es “un ambiente de fiesta social más participativo que favorece la existencia de una forma de lenguaje innovadora que transmite alegría, fervor y esperanza”. Tal cual. Éxito seguro con ese cuñado que se autodenomina “cholista” y que te da la chapa con el VAR domingo sí y domingo también.

 

Relatos ortográficos, cómo echarle cuento a la norma lingüística. Para tu tía, la que solo lee novelas ambientadas en la guerra civil española. Es una colección de artículos publicados en Yorokobu en forma de cuentos cortos para explicar normas ortográficas. Una idea muy original y muy efectiva. Por ejemplo, para explicar las mayúsculas en obras de creación, cuenta la historia de un dandy llamado Título, que después de un viaje al extranjero “empezó a vestirse con ropa de etiqueta sin importarle si salía de su casa para ir al gimnasio o a la coronación del rey”. Es buena lectura para “el besito y buenas noches” de un niño de primaria.

 

Diccionario visual. Cualquiera. Yo tengo el de Larousse español-inglés. Cuando lo abres, descubres que hay un montón de objetos que tienen nombre. Esto te va a parecer una estupidez, pero de vez en cuando me siento con un café y el diccionario visual en el sofá, lo abro por la página de vehículos, por ejemplo, y descubro palabras tan preciosas como “calzapié” y “calapié”, que son partes del pedal de una bicicleta. Esto a un niño le encantará, seguro, pero también a tu hermana, que lleva 17 años aprendiendo inglés y no se ha sacado ni el First.

 

Cocodrilos en el diccionario. ¿Sabías que la voz “cocodrilo” viene de “crocodilum”? Eso supone que alguien en algún momento de la historia cambió la -r de sitio, otros empezaron a seguirle y, al final, se convirtió en la forma correcta de referirse al animal. Lo mismo podría haber pasado con “murciégalo”. Los errores del pasado son la norma del presente. En este libro hablan de este y otros muchos fenómenos apasionantes de la evolución de la pronunciación, gramática, vocabulario y discurso de la lengua española. Es una obra preciosa y le encantará a tu padre, que siempre tiene la capacidad de mencionar datos triviales y curiosos de cualquier ámbito: ¿sabías que el caballito de mar macho es el que gesta los huevos?

 

Y para terminar, una recomendación especial. Se llama Enclave RAE y es una iniciativa de la Real Academia de la Lengua Española para reunir servicios, recursos, información y contenidos relacionados con la lengua en una misma plataforma virtual. Está pensado para profesionales, sí, periodistas, profesores, traductores… pero, ¿acaso no deberían usar la lengua correctamente todos los profesionales en todos los ámbitos? Así que, si eres ingeniero o economista, médico o arquitecto, la próxima vez que tengas que escribir un informe, ten a mano el Enclave. La suscripción son 30 euros al año y no ocupa sitio en casa, así no tendrás que vivir con el temor de que se te presente Marie Kondo en la puerta y te eche una reprimenda.

 

Y mientras te lo piensas, te puedes entretener con los divertidos retos lingüísticos de @enclaveRAE. Para aprender jugando.

 

Compartir En Facebook
Compartir En Twitter
Compartir En LinkedIn

Categoría: Miscelánea

Etiquetas: ,

Deja tu comentario