English

Dédalo es el prototipo de artista universal, a la vez arquitecto, escultor e inventor de recursos mecánicos.

Llegó a ser le arquitecto y escultor habitual del rey Minos de Creta, destacando entre sus obras un laberinto en el que el rey encerró al minotauro, un
monstruo mitad hombre y mitad toro que se alimentaba de carne
humana.

Dédalo está estrechamente relacionado con el mito de Teseo,
el enamorado de Ariadna, la hija del rey Minos. La astucia de Dédalo
salvó a Teseo al aconsejarle que, para conseguir matar al minotauro y
salir del laberinto, llevara un ovillo de hilo que debería ir desenrollando
a medida que se adentrara por los pasadizos y, una vez muerto el
minotauro, podría volver al exterior siguiendo el cordel. Teseo consiguió su
objetivo y escapó con Ariadna. El rey Minos se dio cuenta de que Dédalo
había ayudado a Teseo y encerró al arquitecto y a su hijo Ícaro en el laberinto. Pero Dédalo fabricó unas alas para él y su hijo con plumas de águila y cera con las que pudieron escapar de su encierro. Dédalo advirtió a su hijo que no volara alto para que el sol no derritiese la cera. Ícaro no obedeció a su padre y murió ahogado en el mar.

Dédalo prosiguió solo su viaje y tras la muerte de Minos erigió numerosos edificios que consagraron su fama como artista.