English
Autor : Dédalo Comunicación - Fecha : 15 febrero 2017

Respira hondo, hay muchos objetivos que conseguir

En Dédalo recibimos el 2017 con las pilas cargadas. Nuevos proyectos, nuevas ilusiones y, sobre todo, muchas  ganas han hecho que estemos en mitad de febrero casi sin darnos cuenta. Sin embargo, hay momentos en los que todos necesitamos desconectar, y más trabajando en el mundo de la comunicación. No lo decimos nosotros, según un estudio realizado por CareerCast.com, la nuestra fue una de las carreras profesionales más estresantes del pasado año.

fotoLa necesidad de estar atento a la actualidad y saber reaccionar a tiempo ha hecho que nuestro ambiente profesional haya sido clasificado entre los diez sometidos a mayor presión después de militares, bomberos, pilotos aéreos o policías.

Sea o no cierto, no te preocupes. A pesar de la tensión, el estrés no tiene que ser un punto negativo. La incertidumbre en pequeñas dosis puede darte la motivación que necesitas para conseguir todas tus metas.

Aun así, como sabemos que no todo el mundo gestiona el estrés de la misma manera,  te damos seis rápidos y eficaces consejos para saber canalizarlo.

  • Planifícate: saber qué tareas tienes pendientes es imprescindible. Ten a mano siempre tu agenda y escribe una lista con los asuntos pendientes y, sobre todo, con los plazos. Esto te permitirá anticiparte y prepararte para cualquier situación inesperada que pueda surgir.
  • Prioriza: El primer punto no será efectivo si no eres capaz de establecer prioridades en tus temas. No tengas en cuenta solo qué hacer y la fecha, analiza también qué es más importante y qué tarea te llevará más tiempo completar.
  • Organiza: Las montañas de papeles e informes siempre te hacen perder más tiempo del que crees. Guarda todo documento valioso, mantén delante lo imprescindible y tira aquello que no vayas a necesitar. Eso sí, la vida digital no se libra del desastre, un escritorio lleno de documentos sin carpeta ni fecha siempre suponen una pérdida de tiempo irrecuperable.
  • Estate atento: Saber escuchar es imprescindible en cualquier profesión pero mucho más en el mundo de la comunicación. Si prestas atención a tus compañeros de oficina, a tus clientes y, en general, a todos tus stakeholders no solo estarás más informado que el resto si no que serás capaz de reaccionar y anticiparte.
  • Busca objetivos: Plantéate objetivos concretos para saber qué camino tomar. Sin metas concretas se suele perder el rumbo y eso supone un desgaste tanto personal como profesional. No olvides que los objetivos deben ser medibles, alcanzables, realistas y específicos.
  • Delega: No siempre puedes hacerte cargo de todo. Aunque te cueste, hay tareas que debes aprender a delegar Recuerda siempre que cuatro manos podrán hacer más trabajo que dos.

Y ahora sí, ¿estás preparado?

Compartir En Facebook
Compartir En Twitter
Compartir En LinkedIn
Dédalo Comunicación
jhnb
Artículos de este redactor:

Deja tu comentario