English
Autor : Ana Martínez - Fecha : 14 diciembre 2016

Todos somos influencers

Según los últimos datos presentados por @LaunchmetricsSP en el evento InfluenceOne16, el 70% de los Dircoms cuenta con un plan de influencers para el 2017.

La comunicación con este público objetivo se ha convertido en una herramienta más de las estrategias de relaciones públicas de las compañías. Los influencers continúan despertando el interés de las marcas, ya que les permiten conectar con los consumidores generando un engagement imposible de conseguir a través de otras plataformas.

Pero los influencers son mucho más que un público objetivo, son un medio en sí mismos. De la misma forma que para llevar a cabo cualquier acción de comunicación tradicional con periodistas lo primero que identificamos es la tipología del medio, su línea editorial, sus secciones o tono; con los públicos influyentes la labor de identificación lo es todo. Como señaló @mateorouco, responsable de marketing y comunicación de la firma @elgansospain en #InfluenceOne16, “igual que elegimos a nuestros amigos, hay que saber escoger a los influencers”. No todo vale.

influencers-715x240

Debemos ser conscientes de que no todos los influencers encajan con todas las marcas o con la estrategia definida por cada compañía. Para que una campaña con líderes de opinión sea un éxito, el punto de partida debe ser identificar a quienes comparten los valores de la empresa, aquellos que tengan un estilo de comunicar coherente con la marca o sean referentes dentro de nuestro sector. Además habremos de  tener en cuenta hasta si sus hobbies pueden entrar en conflicto con nuestro negocio.

Lo más relevante no  es el número de ‘K’ que acumula en su cuenta de Instagram, sino valorar la autenticidad del influyente, que crea en los proyectos con los que colabora y que, al margen de prestar su imagen a las marcas, sea capaz de generar conversaciones entre sus seguidores. Porque la influencia no deja de ser la conversación de toda la vida. Solo que los influencers son un gran altavoz.

En realidad, hoy todos somos influencers. Cualquier consumidor se convierte en un  comunicador capaz de aporta valor orgánico a una campaña. Por lo que trabajar la transparencia y la credibilidad siempre será un reto al que deben aspirar las compañías. Vivimos en un contexto en el que los usuarios son cada vez más exigentes, odian los mensajes invasivos y valoran vivir las marcas que les ofrecen una experiencia.

“El reto de las marcas es que te quieran comprar, que no se note que quieres vender”, @JaimeGarrastazu, Co-fundadador y responsable de marketing @PompeiiBrand.

Compartir En Facebook
Compartir En Twitter
Compartir En LinkedIn

Deja tu comentario