English
Autor : Roberto Pastrana - Fecha : 24 Febrero 2016

Visibilidad de la buena: la presencia en los contenidos informativos

La notoriedad es uno de los componentes de la gasolina del éxito. Sólo los monopolios o los productos únicos en el mercado pueden permitirse no darse a conocer, esperando que el público les busque. Fuera de estas excepciones, todas las empresas tienen que esforzarse por destacar en un escenario de gran competencia. En este panorama, los medios de comunicación son una de las plataformas más importantes para conseguir visibilidad con credibilidad

La forma tradicional de conseguir la atención de los posibles colectivos de interés ha sido la publicidad, pero este formato obtiene cada vez menos resultados. Diversos estudios ponen de relieve que los anuncios son invisibles, si no directamente molestos, para la mayoría de la audiencia. El ojo pasa por encima de ellos sin detenerse; los eslóganes entran por un oído y salen por otro. Lo que la gente busca en los medios son contenidos interesantes que tengan impacto en su vida diaria.

Cada vez más empresas comprenden que lo más efectivo para permanecer en la memoria (de sus clientes, de sus inversores, de sus posibles proveedores, de sus grupos de interés, en resumen) es entrar en el ámbito de lo noticioso. Y entrar, evidentemente, de forma voluntaria y positiva. Para lograr este objetivo el asesoramiento de profesionales de la comunicación es esencial, ya que nos va a permitir llegar a los periodistas precisos con un mensaje atractivo para ellos. Una buena estrategia facilita que nuestra empresa sea parte (o incluso protagonista) de la actualidad informativa.

Los beneficios de figurar en los contenidos informativos de los medios son múltiples. El experto Carlos Chaguaceda, que acaba de lanzar al mercado el libro “Tú puedes ser noticia”, afirma que entrar en la noticia “es conseguir el 10, porque el tratamiento será favorable, las bondades expresadas serán creíbles y la promoción, gratuita”.

Evidentemente, la intención de salir en los medios no es suficiente para lograrlo. Nuestro mensaje tiene que ser relevante para el medio e interesante para el profesional que va a redactar la pieza. En el mercado existen multitud de manuales que pretenden dar las claves del éxito a la hora de afrontar este reto: dotes oratorias, pasión, preparación… Todos estos aspectos son positivos pero no garantizan por sí solos buenos resultados.

En Dédalo sabemos que cada caso es diferente y exige un enfoque propio basado en las características de la empresa y las circunstancias que atraviesa. Por tanto, el plan estratégico de comunicación será diferente para cada situación y exigirá una ejecución específica. Tras un detallado estudio previo, donde definimos escenarios con sus riesgos y oportunidades, elaboramos un calendario de acciones que incluye una aproximación a los periodistas que puedan dar la mejor cobertura en función de su conocimiento de la empresa, del sector, del tema a tratar…. Esta labor, que requiere de gran conocimiento de los medios y de la agenda informativa, será objeto de un futuro post que publicaremos después de la publicidad. Ahora pueden ir al baño mientras emiten anuncios.

Compartir En Facebook
Compartir En Twitter
Compartir En LinkedIn

Categoría: Comunicación

Deja tu comentario