English
Autor : María José Cameno - Fecha : 9 enero 2019

Volver renovado. El ejercicio de la pasa

No hablaré esta vez de comunicación corporativa, ni externa, ni de periodismo. Se me ocurre que es buen momento para hablar de comunicación, sí, pero….consigo mismo.

Uno vuelve de vacaciones y busca ser otra persona. Cambiar a mejor. Yo propongo todo lo contrario y hacer un esfuerzo por ser uno mismo.

¿No has  sentido a veces que vives demasiado tiempo con una máscara puesta? ¿La vida pasa muy deprisa y se te escapa sin que puedas atraparla? En parte esto ocurre porque estamos “muy dormidos” y alejados de nuestra esencia.

Comemos delante del televisor. Hablamos con nuestra pareja mientras chateamos por el móvil. Leemos un cuento a nuestro hijo y cuando termina caemos en la cuenta de que no hemos atendido a nuestra propia lectura. Es un hecho: se nos escapa la vida. Como decía en su famosa canción John Lennon: “Live is what happens to you while you’re busy making other plans”. “La vida es lo que te está sucediendo mientras estás ocupado haciendo otros planes”.

Estar en el presente, vivir de manera consciente lo que nos sucede no es tan fácil. Hay estímulos por todos los lados y el mundo es una pequeña gran selva en la que a veces lo más fácil para nuestra seguridad es protegerse.

Antes de quitarnos la máscara, para sentirnos más auténticos y conocer nuestra “verdad”, deberemos aprender, sería mejor decir reaprender, a mirar la vida con “atención plena”.  Para este propósito se ha puesto de moda la práctica de Mindfulness. Es una herramienta….por qué no utilizarla.

Según el Dr. Jon Kabat-Zinn, una definición básica de Mindfulness podría ser “la conciencia que aparece al prestar atención deliberadamente, en el momento presente y sin juzgar, a cómo se despliega la experiencia momento a momento”.

El ejercicio de la pasa

Uno de los ejercicios más utilizados en los talleres de Mindfulness para ir entrando  en contacto con la experiencia de desarrollar la atención plena es el llamado ejercicio de la pasa. Parece un poco simple, quizás hasta absurdo pero, si se sigue paso a paso se descubren sensaciones sorprendentes.

Se trata de coger una pasa y, primero, observarla. Mirar sus pliegues, su forma, el color, el brillo en su piel, el reflejo de la luz. Escrutar cada uno de sus detalles. Darse cuenta del abanico de tonalidades que aparecen al mirarla con atención. Fijarse también en la textura. Mirarla como se miraría una joya.

Tras este primer momento, se cierran los ojos. Es el momento, no de mirar, sino de tocar y  sentir. Sentir la rugosidad de la fruta. Su forma, su textura. ¿Está blanda? ¿Demasiado seca quizás? Es un juego… ¡A jugar! Con los ojos cerrados todavía, llega el momento de llevar la pasa a la boca y explorar lentamente el fruto con los dientes, la lengua y las encías. Al morderla, el sabor se hace  intenso. La saliva se funde con el jugo de la pasa. Un abanico de sensaciones inundan los  sentidos.

Es sorprendente ver cómo ejercicios tan simples como éste pueden ayudarnos a cambiar nuestra manera de hacer las cosas.

No engullir el tiempo

Con el presente podemos hacer lo mismo que con la pasa porque si lo engullimos con las prisas y la falta de atención, no dejamos que nos dé todo lo que nos puede aportar.

Entre el “ruido” permanente que hay a nuestro alrededor, nuestro hábito de vivir con más o menos protección frente a las amenazas del entorno y esa “insatisfacción” que parece que hemos heredado los hijos del mundo del bienestar… la realidad es que “sentimos” menos de lo que potencialmente deberíamos. Siempre que podamos, apliquemos el ejercicio de la pasa a todo lo que nos traiga la vida.

Compartir En Facebook
Compartir En Twitter
Compartir En LinkedIn

Categoría: Miscelánea

Etiquetas: ,

María José Cameno

Apasionada con este nuevo reto. Periodista siempre, ahora desarrollo mi trabajo en la consultora Dédalo Comunicación. Cumplí más de 25 años de vida laboral en Antena 3. He pasado por numerosos puestos, siempre en el departamento de Noticias, y he vivido intensamente la trayectoria cambiante del periodismo en televisión.

twitter_logo_principallin

Deja tu comentario