Inclusión, el siguiente paso a la diversidad en las empresas

Está demostrado que la diversidad es una palanca fundamental para la competitividad de una compañía. Las empresas diversas son más resilientes frente a los problemas y atraen más capital e innovación.  De hecho, la sociedad hoy exige que las empresas sean responsables con la ciudadanía y con su entorno. Pero ya no es suficiente con tener una representación diversa en las organizaciones, sino que debemos crear una cultura inclusiva.

Diferencias entre la diversidad y la inclusión

Diferencias entre la diversidad y la inclusiónEn el ámbito laboral, la diversidad es abrir las puertas de las empresas a cualquier persona que quiera y tenga el talento necesario para trabajar en ellas. Sin influir, por supuesto, su etnia, género, orientación sexual, edad, religión o estado de salud. Es aceptar las diferencias para enriquecer los servicios o productos que ofrecen las compañías.

Pero la diversidad laboral no puede quedarse ahí. Hay que dar un paso más, lo que implica ser inclusivos.

Partimos de la idea de que todo equipo debería ser diverso. Pero no todos los equipos se relacionan desde la inclusión. Para ser inclusivos hay que reconocer que cada miembro de la plantilla es una parte esencial del resultado y que el equipo es más que la suma de sus miembros. Es permitir que todos y cada uno de los integrantes aporten a su manera, desde su talento particular, para el logro de los objetivos comunes y la búsqueda de soluciones creativas.

El éxito de las organizaciones inclusivas radica en implantar una nueva manera de relacionarnos. Basada en la escucha y en el aprendizaje. En brindar el apoyo que necesita a cada empleado/a. En fomentar la participación, la solidaridad y la cooperación entre todos los miembros de la compañía.  Una empresa inclusiva reconoce las diferencias e incentiva la participación de cualquier persona, independientemente de su condición.

El futuro será inclusivo, o no será

Diferencias entre la diversidad y la inclusiónEstamos de acuerdo en que la única forma de ser competitivos hoy en día es captando el mejor talento.  Y la inclusión ofrece los mejores talentos, ya que cada trabajador/a aporta una forma única de hacer las cosas, diferentes voces y diversas áreas de experiencia.

La inclusión está al alcance de todas las organizaciones. En el terreno laboral es necesario generar oportunidades donde las personas puedan demostrar su valía por lo que las empresas deben tomar un rol activo y no dejar a nadie atrás.

Porque la diversidad es contar con personas diversas. Pero inclusión es que todas cuenten. O en palabras de Verna Myers, activista y consultora: “Diversidad es que te inviten a una fiesta; inclusión que no te quieras ir y te inviten a bailar”.

Ana Martínez
Muchas gracias por leernos. Si te ha gustado puedes compartir