La crisis, una oportunidad para innovar

La pandemia ha supuesto una aceleración de la digitalización y ha destacado la importancia de la tecnología en todos los aspectos de la sociedad, la economía y la vida profesional, social y personal. La COVID-19 ha revolucionado la forma en que operan las empresas y cómo interactúan las personas, obligándonos a repensar por completo cómo funcionamos.

Según una encuesta global de McKinsey la COVID-19 ha acelerado varios años la adopción de tecnologías digitales y muchos de estos cambios serán permanentes en diversas facetas de nuestra vida. Aunque la digitalización provoca nuevos retos, también da oportunidades. Hemos visto un crecimiento acelerado en muchas industrias, como el comercio electrónico, los servicios de ocio online y las ciencias biológicas. Hay muchos reportajes sobre el impacto de la Covid y la tecnología como la transformación digital del sector bancario, la innovación en el desarrollo de energías sostenibles o la aceleración de la digitalización de las pymes.

La comunicación corporativa también ha sido impactada positivamente por esta aceleración de la digitalización. Repasamos este desarrollo y qué herramientas y aplicaciones han crecido durante el último año.

Una explosión de las tecnologías de la comunicación

Las herramientas de comunicación están en constante evolución, a veces para adaptarse a cómo trabajamos y otras provocando nuevas formas de trabajo. Por ejemplo, nos hemos aficionado rápidamente a las videoconferencias mediante aplicaciones como Zoom, MS Teams o Google Meet. Los eventos online ahora son muy fáciles con Hopin o BlueJeans y las demostraciones de producto ahora se hacen con Loom o GoToWebinar.

Es importante estar al tanto de las tendencias y saber cuáles funcionarán para llegar a la audiencia de manera eficaz. Descubre dónde va tu público de interés, con qué herramientas se comunica y obtiene información e intenta estar ahí.

Adiós a la rueda de prensa y bienvenido el contenido a demanda

La rueda de prensa tradicional está cambiando ya que no habrá reuniones de grupos grandes en 2021. Los profesionales de la comunicación están experimentando con presentaciones a grupos más pequeños de periodistas y con nuevos formatos de vídeo y sonido que se puedan compartir con los medios. Estamos viendo un crecimiento en los eventos de transmisión en directo y en el contenido a demanda (podcast, canales de video, etc.).

Nuevas redes sociales

Uno de los principales objetivos de la comunicación corporativa es posicionarse como líder de opinión. Hoy en día, la comunicación ya no es unilateral como cuando los principales medios eran la radio o la televisión; gracias a las redes sociales, la comunicación es un diálogo con los clientes y usuarios o, incluso, entre ellos.

Como la pandemia ha restringido las formas en que podemos interactuar entre nosotros, cada vez más se llega a los clientes a través de las redes sociales, lo que requiere transparencia y credibilidad. La mayoría de las empresas ya utilizan LinkedIn, Facebook, Twitter o YouTube como canales de comunicación corporativa.

Además, hay muchas más redes, comunidades y plataformas por explorar. Nuestra colega Carolina Martín comentó recientemente el boom que está viviendo Clubhouse, una red social de charlas en directo. Otras redes que están despuntando son Caffeine, TikTok y Vero. Todavía es pronto para saber cómo interactuarán las empresas con estos nuevos tipos de plataformas.

Datos, datos y más datos

No se suele medir el éxito y el impacto de la comunicación corporativa usando datos, pero eso está a punto de cambiar.

Antes del auge de la analítica de datos, los profesionales de la comunicación a menudo teníamos que depender de mecanismos de retroalimentación menos certeros para determinar la efectividad de los esfuerzos de comunicación. Las nuevas funciones de recopilación y análisis de datos permiten que los comunicadores monitoreen, gestionen y ajusten sus campañas de comunicación de forma muy precisa.

La inteligencia artificial

Cuando pensamos en la inteligencia artificial (IA), se nos viene a la cabeza una visión futurista llena de robots, pero la verdad es que la IA es una realidad que ya habilita procesos industriales y comerciales de forma transparente para el usuario.

Las empresas deben contemplar oportunidades para aprovechar la inteligencia artificial. Por ejemplo, algunos profesionales de la comunicación interna están utilizando IA para analizar el sentimiento en toda la organización y comprender mejor los niveles de participación de sus empleados.

En resumen, la pandemia ha acelerado la accesibilidad y la flexibilidad de las nuevas tecnologías. Las organizaciones están tratando rápidamente de cumplir con las nuevas expectativas de comunicación de sus empleados, sus clientes y el público en general. Todo esto ha producido cambios drásticos en la comunicación corporativa y los profesionales debemos seguir adaptándonos a los nuevos tiempos para tener éxito.

Selina Ashdown
Últimas entradas de Selina Ashdown (ver todo)
Muchas gracias por leernos. Si te ha gustado puedes compartir