La libertad de prensa está en peligro

En uno de mis pódcast favoritos, “The Week Unwrapped”, se comentó hace unos meses que el Reino Unido había caído hasta la posición 35ª en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa. En un primer momento pensé que había oído mal, pero luego confirmé que esa afirmación era correcta. De hecho, en los últimos años, la libertad de prensa se ha desplomado en todo el mundo. Veamos qué ha sucedido y cuál es el impacto.

Organizaciones como Reporteros sin Fronteras o Freedom House miden la libertad de prensa alrededor del mundo.

La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, es publicada cada año por Reporteros sin Fronteras (RSF) desde 2002. Es una lista de 180 países y territorios ordenada con los siguientes criterios: el pluralismo, la independencia de los medios de comunicación, el ambiente en el que los periodistas llevan a cabo su trabajo y la autocensura, el marco legal, la transparencia y la calidad de las infraestructuras con las que se cuenta para producir la información.

La medición anual de la libertad de prensa

En la Clasificación de la RSF en 2020 los países escandinavos ocupan las cuatro primeras posiciones. Noruega conserva el primer lugar por cuarto año consecutivo, mientras que Finlandia se mantiene en la segunda posición. Dinamarca se coloca ahora en el tercer lugar (escala dos) seguida por Suecia (4º, -1). Corea del Norte cierra el ranking al descender una posición y situarse en el puesto 180º, mientras que Eritrea (178º, +0) sigue siendo el país peor calificado del continente africano.

Europa continúa siendo el continente líder en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, a pesar de las políticas represivas en algunos países de la región. RSF observa un fenómeno cada vez más extendido: los grupos nacionalistas y extremistas agreden abiertamente a los periodistas. Esto es relevante en países como España (29º, +0), Austria (18º, -2), Italia (41º, +2) y Grecia (65º, +0).

La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020
La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020

Fue una sorpresa que el Reino Unido (35º, -2) cayera este año hasta quedar por detrás de países como Costa Rica, Ghana y Surinam. Esta caída es motivo de preocupación en el país y se debe a varios motivos. Los periodistas que investigan a los grupos paramilitares en Irlanda del Norte sufrieron reiteradas amenazas e incluso una periodista fue asesinada en acto de servicio: las leyes contra el terrorismo restringen la cobertura y confidencialidad periodísticas; hay muchas demandas para evitar las investigaciones de interés público;  y continúa la controversia en torno al fundador de Wikileaks, Julian Assange.

Norteamérica y Sudamérica siguen a Europa sin apenas cambios desde 2019. Estados Unidos (45º, +3) empeoró ligeramente su puntuación durante el tercer año de mandato de Donald Trump, aunque el país subió 3 posiciones en el índice. Brasil (107º, -2), el país más poderoso de América del Sur, sigue con problemas significativos respecto a su libertad de prensa.

Un hundimiento mundial de la libertad de prensa

Reporteros sin Fronteras avisa que la libertad de prensa está cayendo en todo el mundo. Sin embargo, esta no es la primera vez que la reducción de la libertad de prensa ha llamado la atención en los últimos años. En 2018, el semanario británico The Economist publicó un artículo basado en las puntuaciones de Freedom House comentando que la libertad de prensa estaba en su peor momento desde 2005.

La libertad de prensa también es ‘problemática’ en muchos de los países más ricos del mundo. Hay numerosos casos recientes de medios de comunicación que han sido presionados y restringidos en los países desarrollados del primer mundo. Por ejemplo, varios periodistas que trabajaban para el Financial Times sufrieron persecución y amenazas cuando expusieron las actividades fraudulentas de la empresa alemana Wirecard. Una periodista fue asesinada en Irlanda del Norte. El gobierno federal de Estados Unidos ha negado el acceso a algunos periodistas y medios de comunicación a las actividades organizadas para la prensa.

La falta de libertad de prensa tiene consecuencias sanitarias

Según RSF, “la pandemia de la COVID-19 resalta y amplifica las múltiples crisis que amenazan al derecho a una información libre, independiente, plural y fidedigna”.

China, que sigue en la posición 177ª de los 180 países de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, no parece haber aprendido mucho de la pandemia de la COVID-19. Los esfuerzos de China por censurar la información sobre el país no solo afectan a sus propios ciudadanos. La supresión de la información sobre la gravedad de la enfermedad del coronavirus provocó que el resto del mundo fuera alertado más lentamente sobre dicho problema, lo que permitió la propagación del virus. En Irak, las autoridades despojaron a Reuters de su licencia durante tres meses después de que publicara una historia cuestionando las cifras oficiales de infectados por coronavirus.

Las preocupaciones sobre la libertad de prensa durante la pandemia de la COVID-19 no solo se han limitado a países liderados por regímenes represivos y no electos. Incluso en Europa ha habido medidas coercitivas y restrictivas; por ejemplo, Hungría aprobó una “ley del coronavirus” con penas de hasta cinco años de prisión por información falsa, una medida desproporcionada a juicio de RSF.

Algunos países están mejorando

Más de 100 países han adoptado leyes de libertad de información que permiten al público el acceso al conocimiento en poder de instituciones gubernamentales y políticas, a menos que existan razones legítimas para retenerlo. En Europa, la libertad de expresión, la libertad de los medios de comunicación y el pluralismo están consagrados en la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE así como en el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Además, el Parlamento Europeo ha reconocido la necesidad de proteger la libertad de prensa durante la pandemia de la COVID-19.

La libertad de prensa es una medida clave de una sociedad avanzada y un factor importante para la protección de los ciudadanos. Deberíamos defenderla.

 

Selina Ashdown
Últimas entradas de Selina Ashdown (ver todo)
Muchas gracias por leernos. Si te ha gustado puedes compartir