English
Autor : Dédalo Comunicación - Fecha : 20 diciembre 2017

Queridos Reyes Magos

¿Cómo estáis?, ¿Os encontráis bien? Esperamos que sí, que estéis animados, cargados de energía y con ganas de escucharnos a todos. Deseamos que disfrutéis de una salud de hierro porque el mundo os necesita. Y hablando de salud, ahí va nuestra primera petición: Vamos cumpliendo años y se nos va notando los achaques, que de momento vienen y van, así que os pedimos salud, salud y salud, pero no como premio de consolación porque no nos toque la lotería, sino como premio estrella, como lo más valioso mientras dure la vida.

Al hilo de esta primera petición viene una segunda, necesitamos tener reservas de fortaleza, optimismo, serenidad, generosidad y amor para saber estar al lado de los que en algún momento han perdido el premio estrella. Seamos viento: la vida cambia sin avisar. 

Repetimos, el mundo os necesita. Dejadnos algo de vuestra magia para conseguir una sociedad libre de violencia de género, donde las agresiones contra las mujeres en sus diferentes formatos -físico, psicológico, social, sexual o económico, sin olvidar la trata de mujeres o la mutilación genital femenina- sean erradicadas. Una indignante realidad que nos sigue acompañando en pleno siglo XXI.  A ver si tenemos un 2018 feminista en el mejor sentido de la palabra, un año en el que las mujeres podamos dejar de ser valientes para ser simplemente libres.

Carta Reyes Magos Dédalo

El mundo os necesita y Dédalo también, no queremos ser unos frustrados, por favor, una ‘miajita’ de ayuda para que nuestras queridas empresas entiendan que comunicación y marketing son conceptos complementarios pero diferentes. No queremos evaluar las acciones de comunicación con parámetros de marketing o publicidad. Ciertamente se puede clavar un clavo con unas tenazas, pero es una herramienta que no está pensada para ese fin. Eso lo saben hasta en primero de columpios, ¿verdad? En esta misma línea, y para ayudarnos a superar traumas infantiles con las matemáticas, deseamos un 2018 lleno de SUMAS. Lo de los trenes que salían de no sé dónde a no sé qué velocidad y había que averiguar dónde se juntaban ya no lo vamos a superar, pero lo que sí hemos aprendido es el valor de las sumas y las multiplicaciones. Queremos más trabajo en equipo, compartir experiencias, crecer juntos en una iniciativa, un nuevo proyecto o, por qué no, también en la gestión de una crisis.

También necesitamos vuestra magia para que el tiempo nos cunda más, para disponer de huecos entre el trabajo y el dormir, momentos para pensar en tonterías, bailar, hacer el ganso o momentos para no pensar, ni bailar, ni hacer ‘ná de ná’. Momentos de tranquilidad.

Dicen que el deseo es una fuerza poderosa que se puede utilizar para que las cosas sucedan…por eso cerramos los ojos y deseamos con todas nuestras fuerzas que en el 2018 nos volvamos más humanos, más personas, que levantemos la vista, nos tomemos cinco minutos y nos miremos a los ojos, que compartamos, que nos hablemos y que inundemos el año de pequeñas (aunque sean pequeñísimas, diminutas, micro milimétricas) acciones…porque la suma de todas ellas (¿veis como las sumas son casi las únicas operaciones aritméticas que nos motivan?) llevadas a cabo por muchos, darán lugar a grandes cambios. Hacen falta larguísimas caravanas con vuestra magia para que la solidaridad se convierta en el idioma del mundo.

En alguna ocasión os hemos agradecido vuestra escucha, un bien escaso en nuestros días, pero, en realidad, lo que realmente es motivo de agradecimiento y celebración es que existáis. Vuestra varita está hecha de las ilusiones y los sueños de todos los que, una vez al año, atiborramos vuestros buzones. Gracias por la magia de vuestra existencia, un precioso regalo que todos debemos cuidar porque de nosotros depende que siga viva. Y hemos pensado que el mejor agradecimiento que podíamos ofreceros es convertirnos por un día en vuestros emisarios. Este año en Dédalo no hemos tenido amigo invisible, esa pequeña cantidad que dedicábamos a comprar un regalo divertido, para amenizar la comida de Navidad, va a viajar a Tanzania para ayudar a Robby a continuar con sus estudios y acercarlo a sus sueños. Ya os contaremos en otro momento cosas sobre Robby, su sencillez, su alegría, su esfuerzo, su tesón…

Sólo creyendo en la magia es posible vivirla. Nosotros creemos firmemente en ella, por eso el próximo año nos tendréis de nuevo en vuestro buzón.

Gracias Magos

Compartir En Facebook
Compartir En Twitter
Compartir En LinkedIn
Dédalo Comunicación
jhnb
Artículos de este redactor:

Deja tu comentario