Postureo, comunicación y el MWC

La Comunicación tiene un compromiso ineludible, y urgente, con la autenticidad. La comunicación y el postureo coquetean. La información ha entrado también al trapo del devaneo. Da igual quién se rindió primero ante los falsos encantos de la apariencia, si fue primero la gallina o el huevo. Lo realmente importante es romper con el postureo, relegar la falsedad. No podemos perder el tiempo señalando culpables cuando la apariencia desdibuja los contornos de la realidad y empaña la verdad.

Informadores y comunicadores tenemos que asumir nuestra responsabilidad. Y actuar. Hay coqueteos inocentes y otros que se nos escapan de las manos y tienen consecuencias imprevisibles. Consecuencias que ya estamos viendo. ¿Qué ha pasado con el MWC? ¿Por qué se ha cancelado si no había alerta sanitaria? ¿Por qué algunas de las empresas que asistían esos días en Amsterdam al salón del ISE (una de las mayores ferias de tecnologías del mundo) se caían de la cita en Barcelona? ¿Cuánto hay de miedo y/o prudencia en estas bajas y cuánto de intereses políticos y económicos que nada tienen que ver con la prudencia y, aún menos, con la responsabilidad?

Si la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha declarado la pandemia internacional ni ha recomendado restricciones en los viajes ¿Cómo explicamos el goteo de titulares que han desembocado en la cancelación? “X retira su presencia del Mobile por el coranavirus”, “X tampoco irá al Mobile por el coronavirus”, “El Mobile tiembla tras la renuncia de X por el coronavirus”. En este caso X ni siquiera era una empresa relevante para el certamen y, sin embargo, el Mobile temblaba. Son solo tres ejemplos de otros tantos diarios de tirada nacional. De nada sirve después lamentarnos.

En el recuento de daños, la verdad difuminada y la reputación de las empresas tocada

Basta que una empresa líder defienda su no asistencia argumentando que es “la decisión más responsable”. Las que mantienen la cita aparecen a ojos de la opinión pública como irresponsables que arriesgan la salud de sus empleados. Hasta aquí nos ha traído el coqueteo con el postureo, la apariencia por encima de la verdad y transparencia. En breve veremos qué pasa con la aludida responsabilidad en otras citas internacionales igualmente importantes. Tendremos que esperar un año para saber si el MWC continúa con vida.

El mismo día de la cancelación la OMS insistía en que “no hay recomendaciones para limitar el tránsito de personas ni de mercancías con China”. Ni recomendaciones, ni restricciones efectivas. Científicos y autoridades de diferentes administraciones negaban razones de salud pública para la supresión del MWC. Y, sin embargo, John Hoffman, consejero delegado de la GSMA siguió insistiendo en las entrevistas realizadas en diferentes medios el pasado fin de semana en que “era lo más indicado por seguridad”. Lo que nos lleva a una nueva consecuencia de mayor dimensión por las derivadas futuras que pueda acarrear. ¿Se ha abierto una brecha de confianza en las autoridades sanitarias nacionales e internacionales?, ¿Existen motivos que justifiquen dicha erosión?, ¿Qué consecuencias tendrá esto a largo plazo? En la próxima crisis de seguridad y salud ¿a qué autoridad podremos remitirnos los dircom que avale y garantice la seguridad de nuestro producto/servicio?

Hace casi siete años que Daniel Tisch, entonces presidente de la Global Alliance for Public Relations and Comunication Management, se refirió al papel de los directores de comunicación como “guardianes de la autenticidad”. El romance con la autenticidad es más difícil, exige compromiso, pero es mucho lo que está en juego. La sobredosis de postureo que las redes sociales han provocado está generando una mayor demanda de autenticidad. Paradojas de la vida postmoderna. La reputación de las empresas participantes en el MWC no ha salido indemne de la crisis a pesar de que manifestaran actuar por seguridad, salud y responsabilidad. Abundan teorías no oficiales que explican la cancelación. En el recuento de daños: la verdad difuminada y la reputación de las empresas, del Mobile, de las autoridades sanitarias, de Barcelona y de España tocada.

Beatriz Ferrín
Últimas entradas de Beatriz Ferrín (ver todo)
Muchas gracias por leernos. Si te ha gustado puedes compartir