Y después del confinamiento, ¿qué?

¿Qué es lo que nos espera después del confinamiento? Es la pregunta que nos hacemos muchos, al intuir que la situación que viviremos tras este periodo no va a tener que ver con lo que estamos viviendo actualmente o con la situación que precedió a ésta. Está siendo un periodo anormal y especialmente duro, que está sacando lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros.

Después de esta crisis cambiará la manera de trabajar en comunicación y vamos a tener que adaptarnos a la situación: una nueva realidad empresarial y un nuevo estilo de comunicación preponderante.

retos de comunicación para después del confinamientoLa comunicación demandará más que nunca contenidos reales, personas reales y casos reales, más de verdad que en ningún otro momento de nuestra historia reciente. En cuanto a la comunicación de consumo, será  más necesario que nunca apoyarse en perfiles normales y corrientes que utilicen y recomienden nuestros productos difundiéndolos en redes sociales ya utilizadas por microinfluencers, como Instagram o TikTok. Por otra parte, la comunicación audiovisual será imprescindible y no solo si se trata de comunicación digital, también en comunicación externa e interna. La multinacional británica de las telecomunicaciones, BT, está compartiendo a través de varios vídeos, guías para aprender a usar tecnologías que puedan ser útiles en estos días en los que muchas personas no pueden recurrir a un servicio técnico.

Responsabilidad corporativa

Dentro de estos contenidos reales serán especialmente relevantes aquellos que incidan en la responsabilidad corporativa. Las empresas que trasladen un compromiso auténtico serán aquellas en las que querremos invertir y de las que nos gustaría ser clientes. Durante esta etapa de confinamiento son numerosas las compañías de distintos sectores que están reenfocando sus mensajes publicitarios para cargarlos de emoción y solidaridad, logrando mayor conexión con la audiencia. Es el caso de Hyundai, Nationale Nederlander, Zurich Seguros, Supermercados Gadis o Bankinter, por mencionar solo algunos de los que podemos ver estos días.

Ha sido especialmente valorado el esfuerzo de Telefónica con el traslado de material sanitario comprado en China y repartido entre los servicios de Salud de las diferentes CC.AA. La teleco ha logrado localizar y comprar 150 toneladas de material sanitario de primera necesidad como respiradores o equipos de protección individual. En paralelo, su presidente ejecutivo, José María Álvarez Pallete, ha sido pionero en participar en la iniciativa de la Fundación Seres #LíderesResponsables. Pallete ha situado a la ciudadanía a la cabeza de la hoja de ruta de la compañía: “Lo primero en lo que pensamos fue en las personas porque las persones importan. Y éste es el momento de demostrarlo”.

Confianza y transparencia

En comunicación, analizada desde un punto de vista integral, debemos trabajar más que nunca en generar confianza y comunicar con transparencia. Tanto en nuestra empresa como en nuestro negocio, hacia todos los stakeholders, incluyendo a nuestros clientes, inversores, proveedores, etc… Para ellos será fundamental fomentar la comunicación bidireccional, con el fin de recoger el feedback de todos ellos. Mercadona ha sido pionera con su iniciativa #estonotienequeparar. Con este proyecto lidera a más de 2.500 empresas que están trabajando de manera interconectada con el fin de dar visibilidad a todos los trabajadores y empresarios que no han parado ni un momento desde el comienzo del confinamiento.

Después de la crisis de la Covid-19 triunfarán aquellas entidades que defiendan un diálogo abierto. Algo fundamental, a mi modo de ver, en el nuevo modelo empresarial. Oracle, Unilever o Endesa son ejemplos de compañías que destacan por la bidireccionalidad de todas sus comunicaciones.

En cuanto a la comunicación interna, buscaremos empresas con mayor transparencia que fomenten el compromiso y el orgullo de pertenencia mediante una comunicación abierta al diálogo. Javier Roza, director general de Mantequerías Arias, está utilizando el formato vídeo para comunicarse semanalmente con todo su equipo. El objetivo es transmitir cercanía, credibilidad y tranquilidad. Los empleados de la compañía se organizan también para realizar vídeos y compartirlos con el resto de la organización. Una apuesta ganadora para reforzar la unidad de los equipos y fortalecer su cultura empresarial.

Será el momento de que muchas compañías redefinan su imagen desde lo más profundo. Para lo que hay que empezar a trabajar ahora mismo. Cada compañía debe aprovechar este contexto para analizar su idiosincrasia, funcionamiento, procedimientos y definición de valores. Se trata de revisar de forma integral cada organización para salir más consolidado de esta crisis.

Por último me gustaría dejar un mensaje de esperanza para todos aquellos profesionales de la comunicación o cualquier otro lector que haya acabado leyendo estas líneas: ¡estamos a tiempo! Porque en el futuro post-coronavirus está todo por hacer. Cada una de nuestras entidades podrá tomar las decisiones necesarias para tomar las riendas del futuro que nos espera a todos. ¡Mucho ánimo!

Este post está escrito por Adriana Onandía, DIRCOM experta en Reputación Corporativa, Gestión de Crisis y Transformación Digital.

.

Dédalo
Muchas gracias por leernos. Si te ha gustado puedes compartir