Liderazgo de las mujeres tras la pandemia del COVID

Este 8 de marzo la ONU ha elegido la temática “Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19” para celebrar el Día Internacional de la Mujer 2021. Y es que, a raíz de la pandemia, han surgido nuevos obstáculos que se suman a los que ya existían antes y que están frenando el liderazgo de las mujeres en la vida pública.

La crisis del COVID-19 ha sacado a la luz la vulnerabilidad de las mujeres en el mercado de trabajo

Según un estudio publicado por Deloitte, a casi el 70% de las mujeres les preocupa que su crecimiento profesional pueda verse limitado tras la pandemia. Y es que, según denuncia el último informe de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y Trabajo de la UE, la COVID plantea un “grave riesgo” de que se reviertan décadas de avances en la igualdad de género. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), va más allá y señala que la brecha salarial ha retrocedido a niveles de hace ocho años por la pandemia.

Una encuesta realizada a principios de la pandemia, ya alertaba de que han sido más mujeres que hombres quienes se han quedado sin empleo desde el inicio de la crisis sanitaria.  De hecho, nosotras tenemos más probabilidades de quedarnos fuera del mercado laboral,  ya que realizamos más labores de cuidado doméstico. Lo que a largo plazo se traduce en desánimo y desvinculación del ámbito laboral.

Los esfuerzos para mitigar estos impactos son esenciales para evitar el retroceso en el progreso de la paridad de género. Además, ayudarán a minimizar las  consecuencias sociales y económicas que la pandemia tendrá en las mujeres a largo plazo. De no conseguirlo, sufriremos demoledoras implicaciones económicas, sociales y personales vinculadas a esta desigualdad. Solo en 2018,  la brecha de género en el empleo costó más de 320 billones de euros. Lo que supuso el 2,4% del Producto Interior Bruto de la Unión Europea de ese año.

Mujeres líderes para reducir la brecha de género en el trabajo

Para evitar que aumente la brecha de género en el entorno laboral se pueden, y se deben, llevar a cabo medidas urgentes y de consenso político para “corregir” este retroceso. Pero mientras la legislación llega, las mujeres podemos seguir cultivando nuestras capacidades y empoderamiento. La Cámara de Comercio de Madrid lleva más de 30 años trabajando en su programa superior “Mujer y Liderazgo” con el objetivo de reducir la brecha de liderazgo y capacitar a las mujeres para alcanzar la igualdad de género en la toma de decisiones.

Aunque la brecha salarial no desaparezca hasta 2060, no debemos darnos por vencidas. Os animo a seguir trabajando por la igualdad, la participación y el empoderamiento de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad. Os animo a no renunciar, a defender vuestras capacidades y  a seguir luchando por conseguir vuestros objetivos. Las mujeres somos la mitad de la población mundial y aportamos experiencias, perspectivas y habilidades diferentes. Nuestra contribución es indispensable en las decisiones políticas, sociales y económicas.

Desde este espacio, seas mujer u hombre, te invito a seguir luchando para lograr una sociedad más justa, más pacífica y más sostenible. Porque está demostrado que la igualdad de género beneficia a toda la sociedad. Y el destino de los hombres y de las mujeres debe estar unido en este camino.

 

 

Ana Martínez
Muchas gracias por leernos. Si te ha gustado puedes compartir